El Covid-19 impulso el trabajo remoto

 

Previo, el Gobierno había adelantado esta nueva modalidad de trabajo, aunque el anunció tomó de sorpresa a varias empresas, otras estaban listas para esa batalla.

De hecho, el 64% de 200 empresas como bancos, industrias alimentarias y empresas de servicios al nivel nacional implementaron el Teletrabajo, indica una encuesta realizada del 1 al 15 de mayo por la página de empleo Buskeros.com.

Ese proceso puso al desnudo la necesidad de actualizar el Código de Trabajo y la cultura laboral.

 

 

Esta nueva modalidad de trabajo, requirió el traslado de compromisos del empleador al empleado, quien ha visto un aumento en el uso de energía y de datos (Internet). Los más activos fueron los empleados de las áreas de informática, quienes se vieron obligados a brindar asistencia a los trabajadores para que pudieran usar diversas plataformas para el teletrabajo.

Juan Matos, CEO y Fundador de Volarit, vicepresidente de la Internet Society en República Dominicana, indicó que a pesar de que muchas empresas probablemente estaban listas para el teletrabajo e incluso muchas otras han utilizado esta modalidad desde hace años, otras tantas, probablemente la mayoría, no se encontraban preparadas tecnológica ni organizacionalmente para implementar esa modalidad de trabajo.

El trabajo remoto impulsó un cambio de cultura laboral en la que prevalece la confianza en el empleado y el buen uso de la tecnología”, indicó Corcino.

Retos regulatorios

El Covid-19 puso al desnudo la necesidad de actualizar el Código de Trabajo dominicano. En ese sentido, Juan Ramón Ventura, director del Sistema de Inspección del Ministerio de Trabajo, señaló que era una necesidad evidente antes de la pandemia, pero esta la reafirmó.

Mientras, Rafael -Pepe- Abreu, presidente de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical, expresó que el tema regulatorio debe ser dejado para después de superada la crisis de la pandemia, pero que esa modalidad de empleo es contradictorio con los compromisos de los empleadores, ya que los empleados no tienen horario de trabajo y deben asumir los costos energéticos y de Internet.

Gastos asumidos

Esta modalidad asumida registró un aumento significativo de la demanda de Internet, tanto fijo como móvil, lo que generó un frecuente congestionamiento, y a veces el colapso de redes y plataformas de streaming a nivel mundial; y República Dominicana no fue la excepción.

Para abril las dos principales compañías proveedoras de servicios de telecomunicaciones, Altice y Claro, que manejan casi el 94% de las cuentas de Internet del país, experimentaron un incremento de entre 40% y el 67% en el consumo de este servicio de parte de sus clientes desde que inició la cuarentena.

En el caso de Claro, que posee el 56.8% de 8 millones 202 mil 485 cuentas de Internet, vio un aumento de 40% en la demanda de datos y el tráfico de sus redes desde el inicio del confinamiento dictado por el gobierno (a mediados de marzo).

A Altice no le ha ido diferente. Las variaciones en el tráfico fijo de Internet de sus clientes subió 29,40% en febrero, 49,73% en marzo y 52,09% en abril.

Los empleados cuando regresen a sus antiguos trabajos encontrarán una nueva forma de ejercer sus funciones”, señaló Gúzmán durante el encuentro virtual Políticas fiscales y monetarias en tiempos de COVID-19.